Significado Bíblico del Número 1

Significado Bíblico del Número 1

Significado Bíblico del Número 1

Aunque el número 1 es independiente, es el número de la unidad, que combina todos los demás números dentro.

Es el símbolo de la supremacía, la soltería, el poder único y universal de Dios.

Numerología bíblica del número 1

  • El número uno simboliza a Dios, la Biblia y el poder puro.
  • El número 1 también está asociado con la conexión de Dios y Su hijo Jesús, con su sacrificio y bondad únicos.
  • El número 1 es un símbolo del perdón divino de todos los errores cometidos por humanos.

Como el Nuevo Testamento se compuso en gran parte de las citas del Antiguo Testamento, el número uno, que es la unidad, simboliza a Dios y su voluntad e inspiración para la unidad de la palabra de Dios en sus Testamentos.

El Nuevo Testamento no se comprendería completamente si no fuera por el Antiguo Testamento y sus Evangelios, ya que su combinación y unidad nos proporcionan la verdad.

La entidad de Dios está oculta en el número uno. La persona puede encontrar la salvación y el perdón solo en caso de que encuentre la verdad y la vida en Dios, una y única. No hay otro Dios, Salvador o Señor.

Solo uno y es la clave. El número uno puede estar relacionado con la unidad de espíritu, fe y esperanza que está encarnada en la imagen de Dios.

El número uno también está fuertemente asociado con Jesús. Muchas frases que mencionan a Jesús en la Biblia estaban relacionadas de alguna manera con el número uno o su significado metafórico.

En Colosenses 1:15 fue proclamado “el primogénito de toda criatura”, tanto vivos como muertos.

Fue el primero en ser resucitado para vivir para siempre, y por eso fue llamado “la primicia de las primicias” en Corintios (15:20, 23). También es posible que haya notado en el libro de Apocalipsis que Cristo se refirió a sí mismo como el Primero de Alfa (la primera letra del alfabeto griego) algunas veces a lo largo del libro.

El nº Uno es el número de DIOS

El número uno es de gran importancia, ya sea en cualquier idioma, siempre representa la unidad. Se puede decir que tiene dos aspectos, uno como número cardinal donde representa la unidad y otro como número ordinal donde denota primacía.

Dado que el número uno es indivisible y no está compuesto por otros números, esto demuestra su autosuficiencia.

También es la fuente de todos los demás números. Lo mismo ocurre con Dios; Dios es autosuficiente, independiente y es la fuente de todo. Todos lo necesitan y Él no necesita a nadie. Uno no se mantiene en armonía con ningún otro número ni está en conflicto con ninguno, por lo que este número excluye todas las diferencias que existen.

En la Biblia está escrito «Oye, Israel, el Señor tu Dios, el Señor es UNO». Por tanto, el número uno es el número del Dios y la Biblia niega la existencia de otro Dios.

Entonces el número uno es el número de Dios.

El primer mandamiento entre los Diez Mandamientos dice «No tendrás otros dioses». Entonces, en cada caso, el número uno representa a Un Dios y dice que otro Dios no puede existir. El número uno es siempre el comienzo y, por lo tanto, marca el comienzo de todo. Entonces siempre debemos comenzar con Dios.

Todo lo que no comience con Dios no da buenos resultados. El canto de los ángeles comenzaba con la Gloria de Dios y luego cantaban las buenas obras hacia el hombre. Esto significa que Dios no puede ser glorificado sin hacer buenas obras al hombre.

El primer libro de la Biblia se llama el “semillero de la Biblia” y contiene todos los demás libros en sí mismo.

El título del libro es Divino «el comienzo». Por eso también dice que Dios es el primero. Según la única regla del Milenio, dice que si existirá más de uno, no habrá paz, solo conflictos y desarmonía.

Esta es la razón de los disturbios y los conflictos en todas partes, ya sean familias, partidos o naciones. El número uno aparece 1898 veces en la Biblia.

Dios hizo a Eva de una sola costilla y marcó el número en ella. Dios tomó una parte de Adán que estaba cerca de su corazón para que ambos se amaran y una parte de su lado para que se abrazaran para siempre. Dios estaba predicando la unidad a todos al hacer esto.

Las primeras palabras ministeriales de Jesús también son muy significativas; Cuando ayunó durante cuarenta días, ni una sola palabra pronunciada por él se registra en las Escrituras.

Las primeras palabras que se registran son «está escrito». Con esto, Jesús estaba tratando de enseñarnos la lección de que Dios es el principio y el fin de todo ministerio. Es solo el primer mandamiento y no cualquier otro el que habla de Un Dios. Por tanto, se ve que con cada aparición del número uno, el hecho que se revela es la autosuficiencia e independencia de Dios.

Algunas otras ocurrencias significativas del número uno son «El primer día», «El nombre del primero en Pison», «Él tomó una de sus costillas» y «Los dos serán una sola carne».

Los métodos modernos del hombre están todos equivocados porque comienzan con el hombre y giran alrededor del hombre. El método divino es comenzar con Dios. Entonces, el hombre tiene que sufrir fallas en todas partes y, por lo tanto, hay malestar en todas partes.

La primera aparición de la palabra Aleluya en todas partes, ya sea en el Antiguo o en el Nuevo Testamento, significa juicio y, por lo tanto, significa Dios. La primera aparición de la palabra Profeta está relacionada con Abraham. Entonces entendemos que el Profeta no es solo uno que predice, sino que puede ser testigo de Dios.

La palabra Santo aparece por primera vez en el Libro de la Redención cuando Dios viene a redimir a Su pueblo enEgipto.

El Día del Señor donde ocurre primero habla del Día en que el Señor se levantará y sacudirá la tierra y el hombre se sentirá humilde y abatido ese día.

La primera pregunta del Antiguo y del Nuevo Testamento es muy significativa. «¿Dónde estás?» El Señor le hizo esta pregunta al pecador cuando se escondía y escapaba de la Santa presencia del Señor.

Así vemos que el número uno denota unidad e independencia y autosuficiencia. En todas partes, con su aparición, el número uno señala la lección de que Dios es uno y niega completamente la existencia de cualquier otro Dios.

El número 1 siempre marca y representa el comienzo y por eso las escrituras nos enseñan a comenzar con Dios.

Pero en los tiempos modernos el hombre está cometiendo un error, comienza consigo mismo y está ocupado consigo mismo, por lo que hay desarmonía y conflictos en todas partes.

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.